fbpx

Los sondeos datan el castro de Vilar de Barrio en la Edad de Hierro

A finales del pasado mes de agosto comenzaron las prospecciones arqueológicas en los montes de Bóveda, en Vilar de Barrio, con el objetivo de constatar los vestigios que confirmarían la presencia de un castro y un castillo. También para contrastar la hipótesis de la existencia en este lugar del sistema defensivo más grande de la Comarca de A Limia.  Arqueólogos de Xeitura -en colaboración con el Concello de Vilar de Barrio- han completado esta pasada semana -y a falta de pulir los últimos detalles relacionados con el registro y planimetría- las investigaciones propuestas concluyendo grandes y positivos resultados, tal y como concreta el director del proyecto, Martiño Vázquez. “Fixemos un total de seis sondaxes arqueolóxicas, das cales, catro deron positivo. Apareceron diversos tipos de material arqueolóxico e, en dúas delas, restos dunha ocupación do sitio bastante residual como muros de antigas parcelas e construcións. Nas outras dúas sacamos a planta enteira dunha construción feita en madeira e parte da muralla do castro orixinal, así como restos arqueolóxicos que datan o momento no que o castro estivo ocupado, entre eles, un tipo de ánfora romana”, explica el arqueólogo. Esto último ha permitido determinar que el castro tiene una antigüedad de, al menos, 2.000 años -Edad de Hierro- y que fue romanizado.

En este lugar también apareció cerámica variada y fundiciones de hierro y bronce, que determinan también una actividad metalúrgica importante en este lugar. “A maiores apareceu unha conta de colar moi bonita e feita en pasta vítrea que hai que analizala ben no laboratorio”, asegura Vázquez, quien precisa que podría tratarse de una “conta oculada púnica” que podría apuntar a la existencia de un comercio con el mediterráneo. “A xente que vivía alí mantiña un contacto comercial coa xente do sur da Península Ibérica”, explica el arqueólogo. “Debaixo desa montaña hai unha auténtica cidade de 2.000 anos e está todo por descubrir. É un lugar fantástico”, añade.

Los sondeos realizados en la parte del castillo pretendían dilucidar el tamaño del yacimiento arqueológico, que podría convertir este lugar en la fortaleza más grande de A Limia.  Pese a que también arrojaron la existencia de restos arqueológicos, no se puede determinar todavía si se trata del sistema defensivo más grande de A Limia puesto que aún no estaría clara la datación de esta otra parte.  “Sexa dun modo, ou de outro, estamos falando dun xacemento monumental. Trátase dunha extensión de máis de 10 hectáreas”, precisa Martiño Vázquez.

La intervención se completará con una serie de actividades divulgativas dirigidas a toda la vecinanza -las fechas se darán a conocer próximamente-.

Fuente: La Región

Ir arriba